derf.com.ar    Lecturas hoy: 15522


¿Cristina Gobernadora?



     




Texto a buscar:



ir a Archivo [+]

PRIMERA PLANA


“Lo maté, lo maté”, dijo el asesino de Nicolás Almada



Fecha: 01/11/2018   23:24

Lo relató el subcomisario Ignacio Carpegna en la primera audiencia del juicio por el crimen del niño de 6 años




El único acusado es Miguel Ángel Franco, pareja de la madre.
 
En el primer día del juicio por el crimen del pequeño Nicolás Almada (6), varios testigos prestaron declaración ante la justicia. Uno de ellos fue Ignacio Carpegna, policía del Comando Radioeléctrico. Fue el primero en ingresar a la vivienda y ver al niño sin vida. Luego, trasladó al supuesto asesino del menor.
 
Nicolás Almada murió el 16 de noviembre de 2016. Había sido golpeado y estrangulado por Miguel Ángel Franco, quien era pareja de su madre. Este miércoles comenzó en los Tribunales santafesinos, el juicio contra el mismo. Por la muerte de Almada, se le atribuyó la autoría del delito de homicidio calificado por alevosía. Además, se le endilgó la autoría del delito de lesiones leves calificadas por alevosía a raíz de las heridas que sufrió la hermana mayor de la víctima fatal.
 
Nicolás Almada
 
El tribunal del juicio contra Franco
 
Si bien los hechos violentos databan de 2014, ese día, aquel noviembre acabó con la vida del niño de 6 años. Fue en una precaria vivienda de la calle José Cibils al 6.300, en barrio Loyola Sur.
 
Hasta allí llegaron familiares, vecinos y personal policial tras un llamado al 911. Cuando los efectivos del Comando Radioeléctrico ingresaron al lugar, el pequeño yacía sin vida, en el piso. A su lado, su hermanita, de 11 años, gritaba y lloraba a la vez. “Ví al niño boca arriba, con sangre en su boca y sus labios negros”, comenzó relatando Ignacio Carpegna, quien declaró en el juicio. “Tenía una remera de Toy Story,  medias y en calzoncillos”.
 
Ante semejante escena, el oficial tomó al pequeño en sus brazos y apoyó su oído en el pecho. Quería oír sus latidos. Pero Nicolás estaba inconsciente. “Lo levanté para comenzar a practicarle RCP pero al no reaccionar, decidí llevarlo al patrullero”, continuó. De inmediato, comenzaron camino hacia el hospital de Niños, Dr. Orlando Alassia. Mientras tanto, Ignacio continuaba con sus intentos de reanimar al niño. “Cuando busqué su pecho para reanimarlo vi muchos golpes. Presentaba muchos hematomas”, afirmó el oficial. Además, dijo que Nicolás presentaba un corte profundo en su cabeza. “Eso me hizo comprender que había muerto por violencia”. Al llegar al nosocomio capitalino, dio a Nicolás en brazos de una doctora. Fue allí cuando la médica le dijo que el menor se encontraba fallecido hacía horas. El corazón de Ignacio se rompió.
 
La casa donde vivía Nicolás con su familia
 
Tras comprender que ya nada podía hacer por el pequeño Nicolás, Ignacio se armó de fuerzas. Comprendió que ahora debía encontrar al culpable. “Cuando estaba en el hospital me informan que habían encontrado al supuesto homicida. Por eso, decidí de inmediato volver al lugar del hecho”.
 
Al arribar a la vivienda del horror, el policía observó una terrible escena. Franco había sido detenido y puesto en el asiento trasero de un patrullero. Ya esposado, estaba tendido. “Me senté al lado y lo escuché decir: “lo maté, lo maté””. Lo único que cruzó en ese momento por la mente de Ignacio fue no poder comprender lo que el sujeto había hecho. “Miraba al asesino y no podía entender cómo había matado a un niño”.
 
La hermanita de Nicolás, testigo del horror
Si bien al día de hoy se desconoce quienes estaban en el momento en que ocurrió el crimen, los testigos encontraron a la mamá de Nicolás y a la hermana del pequeño, de 11 años dentro de la vivienda. La niña estaba parada al lado del cuerpo de su hermano ya fallecido. “Ella solo gritaba: “Vino papá anoche, lo tiró contra la pared y le pegó””, recuerda conmovido Carpegna.  “Es algo que me voy a llevar conmigo siempre”, aseguró el oficial quien aún recuerda los hechos como si el tiempo no hubiese pasado.
 
En el lugar aquel día había gran cantidad de personas, entre familiares y vecinos que se acercaron ante lo ocurrido. Pero entre ellos estaba presente la madre. Sin embargo, el oficial de policía asegura que no alcanzó a reconocerla. No hasta que en el hospital de Niños supo quien era. “Me llamó la atención su indiferencia ante la situación. No es lo que yo espero de una madre cuando fallece su hijo. Tenía cara de despreocupada”, relató.
 
Una vida al servicio de la sociedad
Ignacio hace años presta servicio dentro de la policía de la provincia. A lo largo de su carrera se ha ido preparando para enfrentar distintas circunstancias que su trabajo le pone delante. “El personal policial trabaja para esto porque la gente nos necesita”, asegura Carpegna. “Terminamos el día cuando le llevamos soluciones a las personas”, agregó.
 
Cada día, el oficial regresa a su casa a abrazar a sus tres hijos. Y recuerda el rostro del pequeño Nicolás, a quien intentó salvar.
 


Fuente:  01 de Noviembre de 2018 (Aire de Santa Fe)








SEGUI LEYENDO



Agencia de Noticias DERF
E-mail:grupoderf@hotmail.com
Santa Fe - Santa Fe
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

derf.com.ar | Facebook Facebook derf.com.ar | Twitter Twitter derf.com.ar | Google Plus Google Plus derf.com.ar | Instagram Instagram
Diseño sitios WEB
Copyright ©2018 todos los derechos reservados
Diseño Web Grandi y Asociados