derf.com.ar    Lecturas hoy: 1795

POLíTICA Y ACTUALIDAD (ER)


Donó y está de regreso en el fútbol



Fecha: 12/02/2018   16:51

Walter Horacio Jerez es un deportista donante, su hija Micaela fue trasplantada en junio de 2017 y su padre volverá a defender el arco de Atlético Tala en la renovada Triple Alianza donde debutó hace 25 años





Walter Horacio Jerez, conocido popularmente como Perchi, es un personaje muy conocido en el fútbol de Rosario del Tala y la zona. Es padre de seis hijas mujeres, un varón y tiene tres nietos.


En el estadio Rafael Osinalde, y con mucha amabilidad, se encontró con UNO para hablar de su historia personal, siempre ligada al deporte.


Defendió varias camisetas y salió campeón con las casacas de Peñarol, Unión Solense y Atlético Tala. Alguna vez atajó en Independiente de Burzaco, ya que residió 10 años en el sur del conurbano bonaerense.


A los 44, el inoxidable Perchi, es el primero en llegar a los entrenamientos y el más veloz a la hora de los trabajos físicos. Algunos de los seguidores del fútbol talense afirman que es un arquero con muchas condiciones, pero siempre tuvo que lucharla para ganarse la titularidad, de la misma manera que tuvo que pelearla en la vida para hacerse cargo de la crianza de sus hijas en condición de padre soltero.


En ese sentido, Jerez contó que es divorciado, pero actualmente está en pareja y su compañera Laura ha sido muy importante.


En lo futbolístico, 2018 no será la excepción y deberá pelear el puesto como muchas veces en sus 25 años de trayectoria: "Siempre me costó ser titular. La verdad que sí. Cuando debuté era suplente del Facha Terenzio, un arquero muy conocido de acá. En aquellos tiempos sacarle el puesto a un Terenzio o un Concetoni, en Peñarol era imposible. Recuerdo que el día que debuté fue la Triple Alianza y me expulsaron. Y ahora peleamos el puesto con Tato Ormaechea, con quien nos divertimos mucho (risas), pero es siempre bajo una competencia sana" aclaró.


Debutó en Peñarol, pero por esas cosas que tiene el fútbol se fue a la vereda de enfrente, al clásico rival. "Me formé deportivamente en Peñarol, pero me siento identificado con Atlético. En este club me han tratado siempre bien y me hice hincha. Siempre estaré agradecido a este club que me dio mucho y me hace sentir bien."


Hace dos años se viralizó un video (más de 3.500 visitas en youtube) donde Perchi lesionó a un jugador en un Torneo Provincial y la prensa regional lo criticó duramente tildándolo de mal intencionado. En este sentido recordó: "Fue un partido ante Juventud de Urdinarrain. El jugador es de apellido Saya. No tuve mala leche. Yo no salgo a la cancha a lesionar rivales. Después de esa jugada me trataron de asesino. Fue una jugada donde salí a agarrar la pelota, levanto la rodilla para cubrirme porque el delantero venía muy fuerte, si no me cubría me partían, y lo termino golpeando y de atrás llega un defensor (Cacho Díaz) que le pega y en el choque lo termina pisando. Una jugada rápida. Según tengo entendido, cuando al muchacho lo hospitalizaron tenía la marca de los tapones del otro lado al que chocó conmigo. Fue un momento feo. En Urdinarrain me querían matar. Yo siempre fui áspero para salir a cortar centros porque soy chico de cuerpo y los delanteros son grandotes. Una vez, atajando para Unión Solense salí suave y un 9 de Martín Fierro me pegó un codazo y perdí en habla y el conocimiento. Estuve 22 días en reposo. Desde ese día siempre salí a romper porque todos te levantan los brazos".


La experiencia de ser donante y el proceso previo al trasplante. Así lo contó: "Mi hija Micaela llegó a vivir conmigo cuando tenía 11 años porque yo estaba separado de su madre. Ella había tenido un problema de presión en una operación de apéndice un día llegó a tener 19 de presión y la llevamos urgente a Paraná. Se le descubrió una insuficiencia renal crónica, un riñón no le funcionaba y el otro andaba al 30 por ciento, en el momento la iban a dializar pero se pudo comenzar un tratamiento el cual fue una lucha porque ella estaba muy angustiada", recordó, y agregó: "Nos atendieron muy bien en el hospital San Roque pero ella fue creciendo y su riñón empeoraba y le andaba al 13 por ciento y la obra social no autorizaba el trasplante. Le pusieron una fístula para dializarla pero costó mucho en adaptarse a su brazo".

 

La fuerza de la fe fue lo que llevó a que Jerez pudiera cumplir con su cometido. "Fui a una misa de sanación y le pedí al sagrado corazón que me ayudara y automáticamente, todo lo que estaba trabado se solucionó (inconvenientes con la obra social). En una semana salió la fecha para los estudios donde había compatibilidad y fecha de trasplante después de una larga lucha. El trasplante se realizó en el sanatorio La Entrerriana, con los doctores Acosta, Colin, la doctora Figueroa y todo su equipo que se portaron muy bien".


Después del quirófano, el entrerriano no quiso saber nada con abandonar el fútbol y regresó: "El año pasado atajaba en Sola y mi último partido fue en esta cancha ante Atlético. A los pocos días era el trasplante y todos sabían. De los dos clubes me aplaudieron. Fue muy emocionante. Pensé que era mi retiro. Pero gracias a Dios salió todo bien y al mes y medio los médicos me recomendaron que no me quedara quieto y comencé a entrenar particularmente con Ignacio Esquivel, quien me ayudó mucho. Hice natación, bici y cuando empecé a trotar, la primera vez me fui al río y no sentí nada. Me siento mejor que antes y con muchas ganas. Creo que todavía tengo cosas para darle al equipo y salir campeón. Quizá sea mi último año, no porque quiera dejar, pero creo que hay que darle lugar a los chicos que vienen de abajo".



Fuente:  12 de febrero de 2018 (UNO/Derf)








SEGUI LEYENDO



Agencia de Noticias DERF
E-mail:grupoderf@hotmail.com
Santa Fe - Santa Fe
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

derf.com.ar | Facebook Facebook derf.com.ar | Twitter Twitter derf.com.ar | Google Plus Google Plus derf.com.ar | Instagram Instagram
Diseño sitios WEB
Copyright ©2018 todos los derechos reservados
Diseño Web Grandi y Asociados